BLOG

Facilitar y gestionar los recursos necesarios

La Función Financiera (2)

 

En el anterior post vimos la primera de las tres funciones principales que tiene la Función Financiera, la Planificación. Hoy nos centraremos en la segunda de estas funciones: Facilitar y gestionar los recursos necesarios para el cumplimiento de los objetivos marcados en la Planificación.

 

Es importante escoger aquellas opciones de financiación que se ajusten a nuestras necesidades en cantidad, forma y tiempo

Si durante la fase de Planificación determinamos qué recursos serán necesarios para cumplir los objetivos marcados, en esta segunda fase evaluaremos las diferentes alternativas de financiación, teniendo en cuenta los criterios que veremos a continuación, y seleccionaremos aquellas que se ajusten más a las necesidades, en cantidad, forma y tiempo.

 

La correcta estructuración de nuestro pool bancario marcará nuestra capacidad de endeudamiento futura

Existe una gran variedad de productos destinados a cubrir las necesidades financieras de las Empresas: Pólizas de Crédito, Préstamos, descuento de recibos, Factoring, Confirming, etc, cada una de ellas cubre un tipo de necesidad concreta. Determinar cuál de estos productos es el más conveniente para financiar nuestra Empresa, se convierte en una cuestión crucial, ya que la correcta estructuración de nuestro pool bancario, no sólo dará cobertura a las necesidades, sino que marcará a la vez, nuestra capacidad de endeudamiento futura.

Por lo tanto, elegir correctamente las fuentes de financiación, en tiempo, cantidad y forma, y ​​gestionar los recursos disponibles de la forma más eficiente, para minimizar las necesidades y sacar el máximo rendimiento, es una de las principales y más importantes funciones de la gestión financiera.

 

¿QUÉ CRITERIOS A TENER A LA HORA DE SELECCIONAR EL TIPO DE DEUDA?
                                                                                                                                                                                           1. El primero es tener presente que estar endeudado NO es malo; lo que es malo, es estar DEMASIADO y/o MAL endeudado. Por lo tanto, hay que mantener un equilibrio entre las necesidades y el volumen de deuda, el plazo de devolución, y sobre todo, intentar mantener una cierta capacidad de endeudamiento, para poder hacer frente a imprevistos que afecten negativamente nuestra tesorería.                                                                                                                                                                                                                                2. El segundo. Es a partir de la correcta Planificación que podremos determinar las necesidades financieras, y qué las provoca. Por lo tanto, es la propia empresa la que debe proponer a las entidades financieras qué tipo de financiación necesita, por cuánto tiempo, y en qué cantidad. Hay que determinar si necesitamos financiar ventas, compras o inversiones, y en función de la respuesta, solicitar la financiación adecuada. No es la Banca la que debe "proponernos" qué financiación necesitamos, sino que debe proponernos alternativas basadas en nuestras demandas. Demasiado a menudo, hemos escuchado frases como: "El Banco me ha ofrecido una póliza, y la he aceptado".                                                                                                                                                                                                                                           3. En tercer lugar: el tipo de interés no debería ser siempre el factor determinante a la hora de elegir una fuente de financiación. Dependiendo de cuál sea la finalidad de la deuda, habrá que priorizar el plazo por delante del coste. Por ejemplo, a la hora de financiar una inversión en activos fijos, el plazo de devolución debería ser uno de los principales elementos a tener en cuenta cuando buscamos financiación. Dicho esto, hay que remarcar también, que se debe valorar varias opciones, y no hace falta decir que escoger siempre la que mejores condiciones nos ofrezcan.                                                                                                                                                                                                                                                                                                   4. Por último, y no menos importante: no olvidar nunca que la financiación propia, derivado de generación y reinversión de Beneficios, o por la vía de aportaciones de Capital, es una de las mejores alternativas de financiación empresarial.

Rafel BusomConsultor en Dirección Financiera y Gerencial

En Aura Consultors ayudamos a las empresas a crecer con la mejora de la Gestión Financiera y la Estratégia.

¡Contacta con nosotros! Te escucharemos y te explicaremos como te podemos ayudar.

 

Si este post te ha parecido interesante, ¡compártelo! 


 




Facilitar y gestionar los recursos necesarios