BLOG

¿Qué Resultado declaro?


 

Ahora que estamos en la época en que las Empresas están haciendo el cierre del ejercicio anterior y preparando el Impuesto sobre Sociedades, muchos Empresarios y Directivos del área financiera, se plantean qué ajustes hay que hacer para "ajustar "el Beneficio, y reducir la carga fiscal.

Hace pocos días, hablando con un empresario, me preguntó mi opinión sobre este tema, y ​​desde la premisa de que no soy fiscalista, sino financiero, comparto en este escrito mi respuesta, y algunas reflexiones sobre este tema.

Soy de la opinión que las finanzas de las empresas no se pueden dirigir, planificar y gestionar desde una óptica fiscal, sino que deben ser los criterios financieros los que marquen la política financiera de la empresa. La planificación fiscal es una vertiente muy importante dentro la Empresa, y soy también de la opinión que hay que cumplir con rigor la normativa fiscal. Ahora bien, la fiscalidad no debería ser el factor principal para tomar decisiones financieras.

Volviendo a la pregunta que me hizo este empresario, la primera reflexión que le hice, es que:

 

Los Beneficios son la principal fuente de recursos financieros de la empresa, y por tanto, la principal fuente de financiación.

 

Los Beneficios pasarán a formar parte de los recursos propios de la Empresa, es decir, de aquella parte del Pasivo que NO es exigible (sólo en caso de que los Socios así lo requieran) y por tanto, aportan una financiación a muy largo plazo de las inversiones en Activo Fijo, o de aquella parte del Circulante que no se cubre con deuda a corto plazo (Fondo de Maniobra). Esta financiación del Circulante con recursos propios, aporta un elevado grado de solidez financiera al Balance, y contribuye de forma muy notable a una buena situación de liquidez, actual y futura, de las Empresas.

Este volumen de recursos propios es un dato capital vez de analizar el Balance de una Empresa, porque representa y explica en el exterior, no sólo la viabilidad económica de la empresa (generación de beneficio) y la viabilidad financiera (generación de cash flow), sino también la capacidad de autofinanciar sus necesidades financieras.

 

Así, cuando una empresa va a una Entidad Financiera a buscar financiación, el Banco principalmente analiza dos cosas:

 

Y esto es así porque estos dos factores determinan en gran medida la capacidad de devolución de la deuda que estamos solicitando, que es, en primera instancia, lo que la Banca quiere garantizarse.

 

Los Beneficios acumulados a lo largo de los años, expresados ​​en forma de Reservas en el Balance, son un potente indicador de la fortaleza financiera de la Empresa, de la capacidad de generar beneficios, y una sólida garantía vez de solicitar nueva financiación.

 

Por lo tanto, presentar unos Cuentas anuales con unos buenos resultados, será siempre una buena decisión por parte de la Dirección de la Empresa, a pesar del costo fiscal, porque explica a los agentes externos con los que la Empresa interrelaciona (Entidades financieras, Clientes , Proveedores, etc) la solidez financiera de la Empresa, la capacidad de generación de Beneficio y Cash Flow, y por tanto, la solvencia y viabilidad de la Empresa.

 

Presentar unos Cuentas anuales con unos buenos resultados, será siempre una buena decisión por parte de la Dirección de la Empresa.

 

Rafel Busom. 

Consultor Estratégico y Financiero

EnAura Consultors ayudamos a las empresas a crecer con la mejora de la Gestión Financiera y la Estratégia. 

Contacta con nosotros. Te escucharemos y te explicaremos como podemos ayudarte.

Si este post te ha gustado, ¡compártelo!




Consultoría financiera